Coronación del Santuario

Por la Hermana M. Silvia Beltrán

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

              Santuario Montahue

BENDICIÓN DEL PADRE

Montahue es uno de los Santuarios en el mundo que tiene el sello y la huella de Nuestro Padre Fundador.

Las visitas del Padre José Kentenich a Concepción (1947-1948) se han prolongado en el tiempo a través de todos aquéllos que por su Alianza   de Amor con María en el Santuario mantienen vivo el fuego de la misión que ardió en el corazón del profeta.

A través de dos Hermanas Marianas que estaban en Schoenstatt el Padre otorgó la autorización para la compra del terreno que hoy ocupa Montahue el 19 de julio de 1967. El 18 de marzo de 1968 llega el Padre Luis Ramírez desde Schoenstatt y trae el regalo de nuestro Padre para el futuro Santuario: la imagen del cuadro de la Madre Tres Veces Admirable con la inscripción del reverso: “Ella es la gran misionera, Ella hará grandes milagros”

¡Herencia y profecía de Nuestro Padre ampliamente cumplida y en permanente realización!

CONSTRUCCIÓN DEL SANTUARIO

Cuando comenzaron las gestiones para concretar nuestro Santuario de Montahue participaron en ello 20 matrimonios, 20 señoras, 13 de la Liga Apostólica de Familias, 60 integrantes de la Juventud Femenina y 40 miembros de la Juventud Masculina. En aquél entonces no existía la población El Recodo y el recorrido debía hacerse a pie desde el camino a Santa Juana.

Las dificultades encontradas para concretar el proyecto fueron diversas. En ese momento la Unidad Popular había ascendido al gobierno y la carencia de recursos era un tema permanente para desarrollar cualquier proyecto como el que se pretendía. Los esfuerzos debieron triplicarse.

Así, el año 1971 el Santuario es bendecido y Montahue inició un camino de bendiciones logrando salir adelante.

IDEAL DEL SANTUARIO EN SUS INICIOS

La corriente de vida y de gracia que se gestó en torno a la construcción del Santuario mostró una vertiente oculta que alimentaba secretamente la aspiración de la Familia: el Capital de Gracias. Sus adherentes se tomaron las palabras del Padre: “El Santuario soy yo mismo tal cual vivo y actúo”.

Tomando el Acto del Santuario de las Hermanas, en 1939, creció la conciencia, según las palabras del Padre Fundador, de la exigencia de Fundamentos vivos en la construcción de cada Santuario. De aquí nace la corriente de vida sobre la importancia del Fundamento del Santuario Se empieza a tejer la historia santa en torno a la construcción del Santuario.

Se respalda con Capital de gracias en cada tramo de la construcción. Se va perfilando en la tierra el surco abierto de los Fundamentos y las rocas extraídas de él y analizadas por un experto, demuestran que es cuarzo de extraordinaria dureza y oro, ambos signos de fidelidad inalterable.

El 20 de enero de 1971 día de la solidaridad más íntima de destinos con nuestro Padre Fundador todos los consagrados sepultan sus oraciones de Alianza en los fundamentos del Santuario, en la piedra fundamental, como expresión de su total compromiso con él. Entre estas está la oración de Cecilia Bellolio y la medalla de Alianza de Felix Farfán.

Como Familia de Montahue se quiso expresar allí toda la experiencia de Dios y el compromiso con el Santuario inscribiendo en la piedra fundamental que cubre nuestras consagraciones, el lema que fue propuesto por todas las ramas de la Familia en ese momento: “CON MARÍA JUNTO AL PADRE FUNDAMENTO VIVO PARA LOS MAS NUEVOS TIEMPOS”.

CORONACIÓN

El 15 de agosto de 1974 la Mater es coronada en Montahue como “Reina del Fundamento Vivo”. Para el efecto se hizo un Capital de Gracias con 3mil visitas al Santuario.

En la ocasión, la liturgia se inicia en el sector plano y se subió con el cuadro de la Madre Tres Veces Admirable y con la Corona. El alta había sido dispuesto en la explanada superior del Santuario.

Las ideas centrales de la liturgia y Misa de Coronación fueron algunas de las Palabras de Nuestro Padre Fundador: Corona por Corona, Amor por Amor y Fidelidad por Fidelidad. Las aclamaciones en la oportunidad fueron: Mater tu eres la Reina del Fundamento Vivo, Mater tú eres la Reina de Montahue, Mater tú eres la Reina del Cenáculo, Mater tú eres la Reina de Schoenstatt, Mater tú eres la Reina de nuestros corazones, Madre y Reina desde Montahue, junto al Padre te decimos ¡Se tu la gran misionera, Obra en tus hijos grandes milagros!

En la Misa se pide al Señor por la Familia de Montahue, para que el amor mutuo entre la Mater y sus hijos, expresado en la Corona, permanezca inquebrantablemente fiel por todos los tiempos. En el Ofertorio, a nombre de las Hermanas de María, se entrega la Corona que se regala y conquistó como curso.

Después como símbolo de la incorporación de cada uno a la Coronación se fue pasando la corona de mano a mano. Al ofrecer la Corona se decia: “Con María Reina” a su vecino, y este contestaba “Fundamento vivo”.

OTRAS CORONACIONES

El 23 de septiembre del 2001 la Mater se corona en el Santuario como “Reina del Amor solidario”. La Rama Familiar, cuando René y Toya Maurelia eran sus jefes proponen coronar a la Mater, antes las dificultades de salud, económicas y de convivencia matrimonial. Hacen extensiva la invitación a toda la Familia y no solo se Corona el cuadro de la Rama sino también esta imagen de la Mater que está en la Sala Múltiple.

DESAFIOS ACTUALES: FUNDAMENTO VIVO PARA LOS MAS NUEVOS TIEMPOS

Queremos renovar nuestra Coronación y volver a proclamar a nuestra Mater como “Reina del Fundamento vivo”. Al mirar la Corona se quiere encender nuestro corazón en las gracias del Santuario, en la historia santa de Montahue, en el fuego del Profeta, en el Padre que dejó su huella y su sello en nuestro Santuario de Montahue.

¿Qué significa ser Fundamento Vivo? Ser Fundamento Vivo es generosidad, es grandeza de alma. Es un alma que ha puesto su corazón en el Padre y en el corazón de nuestra Madre y Reina. Ser Fundamento Vivo es un ideal que ilumina nuestra vida, que le da sentido y vida a todo. Ser Fundamento Vivo es un modo de vivir, es una manera de vivir. Somos del Señor, somos de la Mater, somos de Schoenstatt y del Santuario. Y en este sentido ser Fundamento Vivo es un modo de vivir, es vida que se va comunicando en tres sentidos:

  • Solidez de nuestro corazón. Mi corazón se enciende para ser Fundamento vivo en la solidez de un corazón filial. Y la pregunta para la Familia que ha decidido ser Fundamento Vivo para los más nuevos tiempos es si tiene un corazón sólido, ¿Cuán hijo es nuestro corazón, cuán niños somos? Recordamos la frase que nuestro Padre Fundador cita con gusto y con exigencia muchas veces, especialmente al final de su vida solo los que son como niños entrarán en el Reino de los cielos. Sólo los que son como niños que han descubierto el camino de la filialidad heroica, puesta en el corazón del Padre, son verdaderamente hijos de Montahue.
  • Ser Fundamento Vivo con otros y para otros. Es la dimensión fraterna y apostólica. Aquí es bueno detenerse n la Oración de Montahue, pues estos 2 rasgos están incluidos en ella.
  • Ser Fundamento vivo en todos los ámbitos de mi vida. En mi oración y en mi relación con Dios. En el trabajo con mi Ideal Personal y mi horario espiritual. En el plano social, laboral, profesional. En mi familia natural, en mí matrimonio, En mi pololeo, en mi noviazgo, en mis estudios, en mis diversiones.

Por eso estamos llamados a ser Fundamento Vivo, llamados a abrir nuestro corazón, a abrirlo de verdad para que de un corazón filial, en solidaridad con otros y para otros surja un tiempo nuevo en todos los ámbitos de nuestra vida.

  • Galería

  • Próximos eventos

  • Nuestras actividades

    noviembre 2017
    L M X J V S D
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930EC
  • Teléfono del Padre JK

    “Haz que el espíritu de servicialidad penetre profundamente en mis sentimientos de vida”